Los dulces granadinos que no te puedes perder

La historia multicultural de Granada no sólo ha hecho posible que en esta ciudad se encuentren algunos de los monumentos más visitados de España y una gran diversidad de culturas que siguen conviviendo a día de hoy. La afluencia árabe de Granada también ha repercutido directamente en su gastronomía, ejemplo de ello son muchos de los dulces granadinos que puedes encontrar en nuestra pasteleria en Granada. Algunos de ellos de manera ocasional para celebrar una festividad concreta, y otros auténticos clásicos que se convierten en un gran reclamo durante todo el año tanto por los granadinos, como para los turistas.

Tortas de la Virgen

El último domingo de septiembre se celebra un día conmemorado a la Virgen, en el que entre otras casos se realizan ofrendas florares a la Virgen de las Angustias, patrona de Granada, y se disgusta uno de esos dulces granadinos que todo el mundo debe probar al menos una vez en la vida: La torta de la virgen.

Este dulce que llega cada año a la ciudad guarda siglos de historia a sus espaldas. Según se cree, la torta de la virgen tuvo su origen en el siglo XIX, después de la gran devastación producida por las epidemias de la cólera y la peste. Con una esperanza de vida de 29 años y la desolación que provocó esta época a la población, la población en Granada quedó desnutrida y hambrienta. Fue entonces cuando los panaderos del Campo del Príncipe comenzaron a elaborar la conocida como ‘torta de la paz’, como una ofrenda y muestra de gratitud de los supervivientes a estas pandemias. La fecha que se eligió para el acto fue la misma en la que la Virgen de las Angustias, patrona de la ciudad, recorría las calles de la capital.

No se tiene claro si las tortas tienen herencia nazarí o fue una combinación de elementos creada por vez primera por aquellos panaderos del Realejo. Aunque sí que esta claro que las primeras tortas estaban rellenas con cidra.

Fue en a partir de los 70 cuando empiezan a comercializarse las distintas versiones de la torta de la virgen: Con rellenos de chocolate, crema o cabello de ángel. Hasta ese momento sólo existía la torta de aceite y la de cabello de ángel, ya que la calabaza se recolecta de otoño a invierno y era la fruta de temporada.

Leche frita, otro de los dulces granadinos que no te puedes perder

Aunque Granada no es el único lugar en el que se elabora la leche frita, sí que es uno de sus dulces más típicos en Semana Santa junto a los roscos fritos y las torrijas.

La leche frita se elabora con harina cocida con leche, limón y azúcar. Cuando esta mezcla se espesa y enfría, se corta en porciones cuadradas que se fríen con harina y huevo y se espolvorean con azúcar y canela en polvo.

Tocino de cielo típico de Guadix

Los tocinillos de cielo tienen su origen en la elaboración de vino de la zona de Guadix. Ya que según parece, los bodegueros utilizaban las claras de los huevos para que las impurezas del vino quedaran pegadas a las claras y se separaran así del vino.

Para que las yemas de estos huevos no se desperdiciaran se daban a las monjas, que recuperaron una antigua receta morisca y que llamaron ‘tocino de cielo’.

Los ingredientes que se utilizan para elaborar estos dulces granadinos son azúcar, yemas de huevo, agua, caramelo líquido, limón y canela.

¿No los has probado todavía? ¡Aún estás a tiempo! Te esperamos en Tartas Cristina, Granada.

No puedes perderte tampoco los roscos fritos, los pestiños o los borrachuelos de la Alpujarra.