La ciencia demuestra que el chocolate da la felicidad

¿Quién no se ha sentido alguna vez plenamente feliz comiendo chocolate? Ya sabíamos que este alimento, ya sea en una tableta o en una de nuestras deliciosas tartas artesanas en Granada, es un gran recurso para alegrarnos un mal día o darnos ese chute extra de energía positiva que a veces necesitamos, pero ahora la ciencia también demuestra que el chocolate da la felicidad. ¿Conoces el porqué? ¡Te lo contamos!

La composición del chocolate es clave en sus efectos sobre la felicidad

El chocolate está compuesto por más de 300 químicos naturales. Entre ellos podemos encontrar algunos que afectan directamente a nuestro cerebro liberando neurotransmisores, responsables de nuestras emociones y de cómo nos sentimos en cada momento.

Algunos de estos componentes son:

-Triptófano: Este aminoácido esencial para la nutrición humana es utilizado por el cerebro para producir serotonina, una sustancia química que funciona como neurotransmisor. Así que está directamente ligado con los sentimientos de felicidad que experimentamos.

– Flavonol: Se trata de un antioxidante que se encarga de la prevención del envejecimiento celular y de los procesos degenerativos. Además, se ha comprobado que su consumo mejora la circulación en el área del cerebro que se relaciona con la memoria.

-Feniletilamina: Esta amina aromática está asociada con la euforia inicial del enamoramiento. Además de trabajar como antidepresivo al combinarse con la dopamina del cerebro, fomenta sentimientos como la emoción y la atracción.

-Teobromina: Si el chocolate da la felicidad también se debe a esta otra sustancia que tiene propiedades diuréticas, vasodilatadoras y de relajación muscular. Para ello estimula el sistema nervioso y provoca una sensación de placer y bienestar.

¿Qué tipo de chocolate da la felicidad?

No todos los chocolates funcionan igual en nuestro organismo ni en nuestro estado de ánimo. Los expertos recomiendan los chocolates puros, que a su vez son aquellos que contienen una proporción de cacao mayor.

Por otro lado, un estudio de NCBI el consumir chocolate con leche y chocolate oscuro tiene la capacidad de reducir el nivel de estrés. Según los resultados, consumir 40 gramos de chocolate oscuro o con leche durante dos semanas reduce el estrés en mayor proporción que al tomar chocolate blanco, con un efecto más significativo en las mujeres. Esto se debe a la cantidad de sólidos de cacao, que en el caso del chocolate blanco es nula.

Los nutricionistas aconsejan que no se sobrepase la dosis diaria de 20 gramos, que se prefiera el chocolate negro y que sea parte de una dieta balanceada que incluya además la actividad física.

Los antioxidantes del cacao reducen el estrés

El estrés aumenta la peroxidación lipídica y provoca un desequilibrio entre las actividades de las enzimas antioxidantes. Por este motivo, consumir alimentos con antioxidantes como los sólidos de cacao puede ayudar a disminuir el estrés.

Cuanto más oscuro sea el chocolate y mayor sea su porcentaje de cacao (de al menos un 85% de cacao) mejores propiedades tendrá para mejorar el rendimiento y disminuir el estrés. Además, estos chocolates presentan menos grasa, por lo que son más saludables.

El cacao es bueno para el corazón

El cacao estimula la circulación y la apertura de los vasos sanguíneos del corazón. Además, sirve para restaurar los músculos del cuerpo.

Según un estudio publicado en la revista Heart, comer hasta 100 gramos de chocolate, tanto negro como con leche, de forma regular puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares e incluso infartos. 

Esto podría deberse a que el chocolate contiene antioxidantes flavonoides. Además, el chocolate también ha demostrado aumentar el HDL o colesterol bueno y reducir el LDL o colesterol malo.