Diferencias entra pastelería y repostería

Aunque a menudo estos términos puedan confundirse y utilizarse de manera indistinta, lo cierto es que especialmente en sus orígenes existían grandes diferencias entre pastelería y repostería. La diferencia entre ambas palabras está muy ligada al origen de los términos, la complejidad que requieren sus elaboraciones y las responsabilidades de quienes ejercen estos oficios.

Por ejemplo, en Tartas Cristina somos especialistas en pastelería artesana en Granada. Nuestra pastelera Cristina Ocete cuenta con treinta años de trayectoria profesional y sus elaboraciones tienen presencia en la carta de la mayoría de restaurantes de la ciudad. Y por supuesto, en nuestra pastelería en el centro de Granada. Pero como buena inconformista, Cristina y el equipo de Tartas Cristina queremos ir más allá, por eso seguimos experimentando e inventado productos nuevos para satisfacer todas las necesidades de nuestro público. Siempre de forma elegante y tenaz, dotando de personalidad cada una de nuestras creaciones.

¿Qué es la pastelería?

Cuando hablamos de pastelería nos referimos a la elaboración de platos y postres dulces que requieren de ciertas técnicas y conocimientos. Este término apareció por primera vez en Francia, en el año 1440. Hasta entonces, las personas que realizaban elaboraciones dulces eran conocidos como reposteros. Pero gracias al nuevo término creado por los cocineros de la época, se empezó a distinguir como especialidad el oficio dedicado exclusivamente a los postres que se servían después de comer.

Durante el reinado de Carlos IX, aparece en Francia la primera institución para reglamentar este gremio y ofrecerle la educación específica correspondiente. Hablamos de la ‘Corporación de Pasteleros‘, de la que surgieron los primeros maestros de este precioso oficio.

Con el tiempo, el término pastelería empezó también a utilizarse para designar el espacio en el que se elaboraban estos postres. Hasta el día de hoy, que llamamos pastelería a los establecimientos abiertos de cara al público en el que se venden elaboraciones dulces que requieren de un cierto nivel de complejidad y en el que ponen especial atención a la decoración de cada producto.

Actualmente, la pastelería sigue siendo un oficio en el que sus profesionales se empapan de técnicas cada vez más modernas y vanguardistas para la creación de todo tipo de pasteles, masas, platos y postres dulces. Los pasteleros más reconocidos se esmeran en la incorporación de ingredientes novedosos y recetas sofisticadas, por lo que muchos de ellos están considerados como auténticos artistas.

Entonces, ¿qué entendemos por repostería?

Como decíamos al principio, las principales diferencias entre pastelería y repostería hacen referencia a las técnicas con las que se realizan las distintas elaboraciones.

En el caso de la repostería, la elaboración de platos y alimentos dulces se realiza generalmente a partir de recetas tradicionales, utilizando para ellas ingredientes más cotidianos.

En cuanto al origen del término ‘repostería’, lo encontramos mucho tiempo antes que el de ‘pastelería’,y en este caso, hacía referencia al lugar en el que se guardaban las provisiones, muchas de ellas necesarias para hacer pasteles dulces. Por lo que cuando se hablaba de repostero, se hacía referencia a la persona encargada de velar por dicha mercancía.

Según se cree, dado que las jornadas de estos trabajadores eran muy largas, los reposteros empezaron a experimentar con todas estas provisiones. Y de esta manera surgirían las primeras masas dulces.

Con el tiempo, estos profesionales se fueron especializando en la creación de este tipo de elaboraciones, hasta que obtuvieron el grado de ‘artesanos del dulce’ y muchos de ellos empezaron a abrir sus propios locales de repostería.

A día de hoy, un repostero es aquella persona que elabora postres, masas, galletas y otras preparaciones dulces con recetas tradicionales e ingredientes que todos podemos tener en casa.