¿Cuál es el origen de la tarta de trufa?

Para los amantes del chocolate, nuestra tarta de trufa en Granada es uno de los dulces imprescindibles para celebrar todo tipo de ocasiones especiales, desde bodas, a cumpleaños. Además, ya puedes encargar tus tartas a domicilio en Granada, nosotros nos encargaremos de llevarla allí donde nos indiques. ¡Y a disfrutar! ¿Quieres conocer un poco más sobre esta deliciosa tarta de chocolate?

¿Qué es la trufa de chocolate?

La trufa de chocolate es un dulce elaborado con una mezcla de chocolate negro fundido, mantequilla, azúcar glas, yema de huevo y en ocasiones nata o crema de leche. Así que cuando hablamos de trufas dulces no debemos confundirlas con el hongo subterráneo de gran valor económico y gastronómico. Aunque el hecho de que compartan nombre no es casualidad, ya que a la trufa de chocolate se le dio este nombre por compartir un aspecto similar a la trufa de Périgord. Ya que en ambos casos son redondas, oscuras y de superficie irregular.

La historia de la trufa de chocolate

Debido a los diferentes países de origen de este dulce, la palabra trufa tiene varios significados en el mundo de los maestros chocolateros.

Su origen proviene del término latino tubérculo, que significa ‘bulto’, que se convirtió en tufer y finalmente en trufa.

En Bélgica y Francia las trufas de chocolate se conocen como ‘Ganache’, un término francés que hace referencia a una mezcla suave y aterciopelada de chocolate y crema.

Los orígenes de la trufa de chocolate no están del todo claros. Algunos cuentan que se inventó en París, en la pastelería Siravdin, en torno al año 1850. Y otras historias dicen que se elaboró por primera vez en Suiza.

La historia más consolidada es que se creó en la cocina del chef francés Georges Auguste Escoffier en la década de 1920. Se cuenta que mientras uno de sus aprendices intentaba elaborar una crema pastelera, se derramó de forma accidental crema caliente en un tazón de chocolate picado de gran valor. Al percatarse, el pastelero Escoffier rugió ‘ganache’ como un adjetivo despectivo similar a ‘tonto’. Entonces tomó la taza y al remover la mezcla se encontró con una salsa de chocolate nueva, con la que recubrir cosas y crear platos espectaculares.

También descubrió que si dejaba enfriar la mezcla, podía trabajar la pasta de chocolate con las manos para formar una bola del tamaño de una nuez. Así que después de empolvar estas bolitas en cacao en polvo, noto su parecido a las lujosas trufas de Périgord.

Con el tiempo se han ido elaborando trufas de diferentes sabores, como las de licor, sal, nueves o champán.

Otra historia es que la trufa de chocolate surgió en la fiesta de la Navidad de 1895, creada por Louis Dufour, un chocolatero de Chambéry en Francia.

Los secretos de la tarta de trufa

Para elaborar la tarta de trufa, lo ideal es utilizar un chocolate negro con un 55 o 60 por ciento de cacao. Si se utiliza un chocolate con más cacao, la textura final no sería tan cremosa y también el sabor sería menos dulce. Para las elaboraciones de este chocolate no se añade más azúcar, por lo que el valor del azúcar añadido del cacao debe ser el justo.

En el caso de utilizar chocolate con leche, se puede sufrir el riesgo de que la tarta no endurezca lo suficiente para poder cortarla. Además, este chocolate tiene mucho más azúcar y menos manteca de cacao, por lo que no solidifica bien.

Para derretir el chocolate que se utilice en la tarta de trufa, se debe fundir a partir de 50 ºC. Una buena mezcla sería fundir a la vez 450 gramos de chocolate, junto a 200 de mantequilla. Lo ideal es calentar todo al baño maría, utilizando un cuenco sobre una cazuela con agua caliente. Para ello, el cuenco no debe tocar la superficie de agua, y que ésta no hierva.